LIDIA CON LA TRAMPA DE LA COMPARACIÓN

lidia con la trampa de la comparacion

La trampa de la comparación, ha estado presente desde el inicio de nuestras vidas. Es una conducta tan humana que se realiza sin querer. Nuestra cultura, familia y sociedad hacen uso de ella “supuestamente”, para poder identificar aquellas cosas que les gustaría tener y alcanzar.

No te compares con nadie, ten la cabeza bien alta y recuerda: no eres ni mejor ni peor, simplemente eres tú y eso nadie lo puede superar.

Anónimo

La comparación se ha convertido en una habilidad del pensamiento, donde implica identificar y articular las similitudes o diferencias esenciales para lograr un objetivo específico. Cuando ibas a la escuela, tus padres constantemente hacían uso de las notas para compararte con tus otros compañeros y así hacerte mejor. Aún miro padres modernos que lo siguen haciendo.

Las calificaciones, no deben de tener ese uso de comparación. Es una falla que el sistema educativo ha creado y lo hace de forma automática, ya que comparar es una conducta humana. Los números nos permiten comparar, pero no para comparar a las personas desde su esencia.

Como padre no me interesa si mi hijo tiene más 5 o 2 que sus compañeros, me interesa que aprenda, que sea feliz, que sea el mismo. En la escuela encontramos la comparación por todos lados, pero esta entrada de blog va más allá de solo notas de estudio.

El mundo actual necesita tanto de la comparación, que se ha olvidado hacer uso de la propia comparación. Ese es un gran problema; el no poder valorar lo logrado o lo que se tiene. Las personas minimizan sus éxitos porque los filtran a través de la comparación con otras personas.

Las redes sociales han generado un impacto enorme en este comportamiento. Estas nos muestran la mejor cara, llevando a algunas personas a pensar que sus vidas no son tan buenas como lo pensaban.

Te recomiendo la siguiente entrada: DINERO, LIBERTAD FINANCIERA. UN JUEGO PELIGROSO DE LAS REDES SOCIALES

¿CUÁL ES LA TRAMPA DE LA COMPARACIÓN?

La trampa de la comparación es que te limita, te lleva a rechazar quién eres y qué quieres. No ayuda a mejorar o a cambiar, porque si te comparas con alguien que crees que está por debajo de tus estándares, te estancas. Por el contrario, si te comparas con alguien que está por encima de tus estándares, te puedes desenfocar de quien realmente eres. La verdadera comparación debe de ser contigo y nadie más.

Lo anterior puede sonar contradictorio si lo miramos desde una perspectiva humana. Pues es un concepto difícil de discernir porque la percepción de comparación ya está implantada. Si la analizamos en un objeto se puede comprender mejor.

Así que te ilustro un ejemplo. El Bolígrafo de tinta roja.

Un bolígrafo de tinta roja todos los días se compara con un bolígrafo de tinta negra. ¿Cómo crees que se va a sentir? ¡Mal cierto! El bolígrafo con tinta negra es el más usado y popular, llena cuadernos enteros. En cambio el de tinta roja es usado para unas cuantas líneas de títulos y subrayas alguna que otra palabra. El bolígrafo rojo se va a sentir inútil por no ser usado con frecuencia. Entonces empieza el bolígrafo rojo a compararse con el bolígrafo negro y hacer todo lo que el bolígrafo negro hace, hasta que se convierte en un bolígrafo negro. Lo ha logrado, ya no escribe de color rojo sino negro, está feliz. Ahora cómo se van a escribir los títulos o cómo se va a subrayar esa palabra importante que se necesita identificar.
El bolígrafo rojo ha perdido su esencia, ha desconocido totalmente su valor y propósito, ya es otro más por estar comparándose, ahora se tiene dos bolígrafos de tinta negra. Ha caído en la trampa de la comparación.
Pero si el bolígrafo de tinta roja realiza su propia comparación o llamémosla auto-comparación, diría: Me siento bien escribiendo títulos, cuando escribo párrafos me miró como feo, como enojado, mejor subrayo una que otra palabra importante que el de tinta negra escriba, ayudó a la lectura y resalto mucho más. Allí, el bolígrafo de tinta roja sabe quién es, qué quiere, ha reconocido su esencia y sin necesidad de compararse. Se concentró en compararse a sí mismo y resaltar lo que mejor sabe hacer, sus talentos. 

La Psicóloga Lidia G. Asensi, dice: «Tenemos que tener cuidado con la comparación, dado que genera unas altas exigencias en nosotros y terminamos por no estar conformes nunca con lo conseguido».

¿PARA QUÉ SIRVE COMPARARNOS CON OTRAS PERSONAS?

En la mayoría de los casos, cuando se hace uso de la comparación, se subestima las habilidades que se posee, exaltando el valor de la otra persona; perdiendo ese algo que te hace irrepetible. Infravalorar tus capacidades y conocimientos, es algo muy negativo para tu crecimiento personal.

En la utilidad de la comparación encontramos también frustración y depresión. Normalmente se da por idealizar tanta riqueza que en las redes sociales se publican. Las personas al alcanzar una meta significativa de ingresos, se desaniman rápidamente después de ver las nuevas publicaciones de los grandes ingresos y patrimonios de las personas que sigue en las redes sociales.

La trampa de la comparación es una sentencia de muerte para sentirse rico. La única comparación que debe de existir es la comparación con tu yo de ayer, comparate constantemente con tu pasado. Y a partir de esa comparación decide si verdaderamente estás o eres tu mejor versión.

Estamos en constante exposición a una inundación de anuncios cuidadosamente seleccionados que intentan vendernos bienes y estilos de vida. Ese es el problema y para eso usan la comparación. Las grandes marcas se benefician de ese comportamiento humano para lucrarse, sin darle la mínima importancia a los problemas que causa.

Dependiendo de tu consumo y ubicación, las redes sociales te pixela con imágenes de personas que tienen más que tú a cada hora del día. Llegas a pensar que eso es bueno porque te motiva a no estancarte. Pero muchas veces esas campañas se hacen con el financiamiento de grandes inversiones para crear esa ficción y susurrarte al oído: “mira esa persona tiene más que tú, no eres lo suficiente para adquirir tales beneficios”, hacen que te compares con personas que no aportan valor para tu ser.

La comparación no sirve para nada, no existe beneficio alguno que te contribuya a ti y a la vez a tu entorno. A no ser que quieras ganar millones con campañas de marketing y apalancarte de tal comportamiento.

IDENTIFICA UNA MENTALIDAD DE ESCASEZ.

Para lidiar con la trampa de la comparación, es fundamental que identifiques si tienes una mentalidad de escasez.

¿Qué es una mente de escasez? Básicamente cuando logras llegar a ese escalón donde con anterioridad dijiste: si llego allí seré rico y feliz, pero no confías en que esa situación sea duradera. Ese temor persistente de que algún día todo te será quitado, es mente de escasez.

Bueno y ¿Qué tiene que ver lo anterior con la trampa de la comparación?, aunque no lo creas, bastante. La constante comparación ha creado esa mentalidad, la sospecha de que la seguridad financiera y la riqueza no durarán, puede ser una gran parte de lo que te mantiene en la obsesión de la comparación.

Existe una gran diferencia entre ganar lo suficiente para vivir y ganar lo suficiente para tener el estilo de vida deseado. Establecer ese punto de partida, te permite silenciar todo ese ruido externo que de forma constante, te estás diciendo en que te debes de fijar. Concéntrate en lo que te brinda satisfacción y felicidad, sin olvidar hacer la propia comparación cada cierto tiempo.

La pandemia debería haberte dado la oportunidad de reflexionar sobre lo que más valoras y lo que realmente deseas hacer. Compararse con alguien más rico o más pobre, es luchar por un objetivo que está en constante movimiento; movimiento que depende de terceros.

Como la comparación se da más que todo en la riqueza y es a lo que enfoco más este artículo, no quiero decir que el admirar y seguir una persona sea 100% malo. En las redes existen también perfiles que te aportan valor, pero por mucho valor que te aporten la comparación no es válida, todo siempre va a depender de ti. Debes cambiar de adentro hacia afuera.

5 PASOS PARA LIDIAR CON LA TRAMPA DE LA COMPARACIÓN

  1. Toma consciencia de cada conversación mental o verbal, así podrás identificar el momento que haces uso de la comparación.
  2. Cuando la identifiques, adquiere con sensatez el malestar y el daño que la comparación está generando.
  3. Observa toda tu historia para que seas más justo contigo mismo. Comprender por qué no has logrado un determinado objetivo y valorarte a ti mismo con todo lo que has obtenido, es fundamental para tu crecimiento personal.
  4. Para, mira quién eres. Céntrate en lo que tienes, para que lo puedas disfrutar. Agradece pero no te conformes.
  5. Escribe todo lo que te gustaría lograr, todos esos objetivos que anhelas, sin perder tu esencia. Donde no existan riqueza y abundancia llena de egoísmo.

La competencia directa es contigo mismo, no tienes que competir con nadie más, ni mucho menos compararte con los ricos de las redes sociales los cuales tienen objetivos diferentes a los tuyos. Todos aquellos sueños que te propongas deben de surgir de ti, de tu ser y no de la comparación externa. Al fin y al cabo, la comparación es una carrera dañina, donde no existe la compasión y aceptación con uno mismo.

Esa mentalidad de alcanzar los mejores estándares mediante la comparación, déjaselo a los smartphone, computadores, automóviles y a todos los demás objetos. Pues en ellos si es útil.

Durante la redacción de este contenido, han surgido innumerables temas que podemos tratar y en los cuales te podemos aportar.

Así que te veo en otra oportunidad.

Bendiciones y muchos éxitos.

Te invitamos a que compartas tus comentarios o sugerencias sobre este post. Tu opinión es muy importante para nosotros.

¡Síguenos, deja un gran like!

Y no olvides compartir, puede que haya personas que necesiten este mensaje.

He redactado un pequeño pero completo e-book donde reúno 9 Principios Básicos para alcanzar la libertad financiera, te dejo el link a continuación.

PRINCIPIOS DE RIQUEZA – El mundo está hecho para hacerte mejor!

Compartir:
by Leonardo Puentes A.

CEO de El Ser Millonario (@elsermillonario), emprendedor, entusiasta, fiel a sus principios. Enfocado a dar las herramientas necesarias a la sociedad, motivándolas a perseguir sus sueños. En su primer e-book llamado PRINCIPIOS DE RIQUEZA y rompiendo su propia zona de confort, te muestra su experiencia vivida al salir del sistema de escasez. ¡Ahora es tu turno!

0 Replies to “LIDIA CON LA TRAMPA DE LA COMPARACIÓN”

¡Deja tú comentario!